¿Cómo motivar a un niño con TDAH?

La motivación es el “combustible” que nos lleva a la acción.  Su sustento neurobiológico se encuentra en un circuito neuronal conocido como “sistema de recompensa” que responde principalmente a un neurotransmisor llamado dopamina.  
Investigaciones sobre el tema muestran que las alteraciones de la motivación en el TDAH son características propias del trastorno.  Los niños con TDAH tienen gran dificultad en reunir ese “combustible” que necesitan para realizar un trabajo que requiere esfuerzo y que puede ser aburrido, tedioso y prolongado.

Tipos de motivación:

  • Motivación intrínseca, es el deseo de involucrarse en una actividad simplemente por el motivo de participar en ella y sentir una satisfacción de logro o placer.
  • Motivación extrínseca, es despertar el interés mediante recompensas externas como por ejemplo premios, puntos, o atención positiva.
La motivación intrínseca o lo que otros llaman dirección, persistencia, ambición, determinación o voluntad, depende de las características biológicas y de la educación recibida del entorno. 
Podemos observarla a edades muy tempranas, alrededor de los 2 años de edad, en la que el niño tiene el deseo de descubrir el mundo que le rodea, explorando.
Los niños con TDAH no pueden crear una motivación privada, interna de forma tan efectiva como lo hacen los demás por lo que no pueden mantenerse en actividades, planes o metas tan bien como los otros niños cuando el incentivo es pequeño.  
Cuanto más aburrida y poco reforzante es una actividad, más difícil se hace realizarla para estos niños. Esto significa que dependen mucho de la motivación extrínseca, cuando estas no existen, abandonan el trabajo, no por pereza, sino por problemas biológicos relacionados con ese circuito neuronal.  
Entonces, ¿cómo podemos ayudar a un niño con TDAH a terminar una tarea o lograr una meta que requiere mucho esfuerzo?
  • Busque fuentes de motivación artificiales, que el niño gane incentivos como un postre preferido, un pequeño regalo, más tiempo en la TV o en los videojuegos, o quizás que gane fichas o puntos que pueda guardar para conseguir un privilegio posteriormente.
  • Brinde refuerzo positivo al esfuerzo antes que al resultado.
  • Divida en partes una tarea larga y aliente al niño cada vez que complete una parte de esa tarea.
  • Resalte los aspectos positivos de sus acciones.
  • Muéstrele al niño que los errores son oportunidades de aprendizaje.

¿Te fue útil este artículo?, compártelo, aprendamos más sobre el TDAH en los niños.