Los beneficios de la Esgrima

Para tener éxito en la vida se necesita autocontrol y disciplina. Las funciones ejecutivas que están presentes desde el nacimiento pero que emergen a los 6 años y se desarrollan durante la infancia y adolescencia son importantes para lograr este autocontrol.

Existen diversas actividades que han demostrado estimular y mejorar las funciones ejecutivas en los niños, entre estas actividades encontramos el ejercicio aeróbico. Existe evidencia que ejercicios exigentes mejoran la función de la corteza prefrontal y las funciones ejecutivas.
Últimamente se están realizando investigaciones sobre algunos deportes que podrían mejorar las funciones ejecutivas más que el ejercicio aeróbico.  El desafío de los deportes requiere atención sostenida, memoria de trabajo, flexibilidad mental, coordinación viso-motora entre otros.  Uno de estos deportes es la esgrima
 
Investigaciones que se realizaron en el Departamento de Psicología del Instituto de Medicina del Deporte de Cuba, identificaron una serie de habilidades ejecutivas que se pueden desarrollar con este deporte tales como:
  • Atención sostenida e inhibición. La esgrima es un deporte muy complejo, el esgrimista debe estar concentrado en los movimientos del contrario sin distraerse con todos los demás estímulos que están alrededor por lo que requiere buena concentración.
  • Pensamiento abstracto, memoria de trabajo y conocimiento táctico. En un combate el esgrimista realiza operaciones mentales de análisis, síntesis, deducciones, en un tiempo muy breve para solucionar problemas y lograr la victoria.
  • Voluntad y persistencia. El esgrimista tiene que superar una serie de obstáculos y dificultades para alcanzar la victoria.
  • Decisión, audacia y velocidad de reacción para ejecutar con rapidez y precisión, en momentos de extrema tensión, las acciones que lo llevaran a la victoria.
  • Independencia para actuar por sí mismo ante las inesperadas acciones del contrario independientemente de las orientaciones de los demás.
  • Dominio de sí mismo. Debe tener conocimiento y seguridad de sus propias fuerzas y hasta donde puede llegar.
  • Regulación emocional. Los momentos de tensión y estrés que se vive en cada competencia permite que el esgrimista desarrolle habilidades que le ayuden a moderar las emociones y conservar la calma.
  • Percepciones altamente especializadas. Desarrollan un sentido de la distancia y profundidad, sentido del arma, sentido del momento, de las dimensiones y zonas de desplazamiento.
  • Previsión. El esgrimista desarrolla adecuadas reacciones de anticipación para identificar a tiempo las intenciones del contrario y ejecutar sus propias acciones en el momento preciso.
  • Capacidad de observación viso-espacial y manejo del tiempo. El esgrimista tiene un espacio y tiempo para combatir y debe realizar sus acciones calculando ese espacio y tiempo.
  • Coordinación de movimientos sincronizados de ojos, pies y el brazo con el arma.
  • Autovaloración.  El esgrimista aprende a reconocer sus errores, sus puntos débiles y los fuertes. Desarrolla sentido crítico para valorar sus posibilidades y la de los contrarios.
  • Socialización.  El entrenamiento de la esgrima necesita del otro por lo que el esgrimista tiene que aprender a interactuar con otras personas y algunas veces asumir su responsabilidad en competencias de equipo.
Finalmente, el esgrimista desarrolla cualidades físicas fundamentales como son la fuerza en las piernasresistencia física, velocidad y flexibilidad en movimientos. 

Referencia bibliográfica: Rivero, S. & Rodriguez, I. (2001). Aspectos Psicológicos de la esgrima, Buenos Aires.