Los siete hábitos de los padres altamente efectivos de niños con TDAH

El Dr. Stephen Covey escribió sobre los siete hábitos de las personas altamente efectivas, aquí deseo aplicarlos a la crianza de un niño con TDAH:

Hábito 1: Ser proactivo: Un niño con TDAH suele tener un comportamiento más difícil que los demás, y muchas veces puede reaccionar frente a ese comportamiento sin considerar las consecuencias y sin tener ningún plan para aquello que intenta conseguir. Actúa sin pensar y termina deteriorando la relación con el niño, respondiendo en forma hostil, negativa, desalentadora y poco funcional. Ser proactivo es tener la libertad de escoger el modo de actuar frente a esas situaciones, significa elegir responder de una manera más asertiva.

Hábito 2: Empezar teniendo en mente lo que quiere conseguir: Frente a un problema, intente prever cómo querría que acabase. Fíjese objetivos, metas, un mapa que lo lleve a un destino. Antes de actuar, tenga en mente el propósito y los pasos que tiene que dar durante el proceso. Por ejemplo hacer la tarea con el niño, no solo querrá el trabajo acabado sino que ese rato acabe tranquilamente, entonces ¿qué necesita para lograr ese resultado?

Hábito 3: Poner primero lo primero: ¿Qué es lo más importante en la relación con su niño? ¿qué batallas debe pelear y cuáles no? Por ejemplo: ¿qué es más importante estar preparado para la escuela e irse en paz o tender la cama?. Desarrollar junto a su niño el sentido de prioridad, identificar lo importante de lo urgente.

Hábito 4: Ganar – ganar: En la vida cotidiana con un niño con TDAH, en especial cuando se acerca la adolescencia, tendrá que pedirle que haga las tareas, que tenga responsabilidades en casa, que cumpla con las normas de la escuela. Cada petición debe suponer una negociación. Tendrá que volverse experto en negociar donde ambos consigan lo que quieren.

Hábito 5: Tratar de comprender, antes de ser comprendido: Entienda el punto de vista de su hijo, escuche atentamente, refleje lo que él piensa. Solo cuando realmente haya intentado ver las cosas desde los ojos de su hijo con TDAH, usted debería hacerse comprender.

Hábito 6: Sinergia: Trabaje cooperando de forma creativa con su hijo. Combinen fortalezas, mejoren debilidades juntos. Su hijo crecerá y cambiará si usted está abierto al cambio. Valore las diferencias entre su hijo con TDAH y otros, esté abierto a ver e intentar nuevas formas para resolver problemas juntos.

Hábito 7: Renovación: Usted es el recurso más importante que tienen usted y su hijo con TDAH por lo que debe cuidarse. Los padres necesitan renovarse física, psicológica y emocionalmente. Busque espacios para recrearse, pensar, disfrutar. el mejor regalo que le puede dar a su hijo con TDAH es su propia renovación.

Si descubre que no está poniendo en práctica alguno de los siete hábitos, no significa que sea un mal padre. Todos nos cansamos, nos enfadamos y somos poco previsores. Es el esfuerzo hacia la mejora de uno mismo lo que hace el cambio.