Simplemente jugar con sus niños

En una sociedad que enfatiza enormemente los logros académicos, el éxito económico y la importancia del trabajo es difícil entender que el juego es valioso y muy productivo para los niños.

El juego beneficia a los niños de muchas maneras; les da la oportunidad para que aprendan quiénes son, lo que son capaces de hacer y cómo relacionarse con el mundo que los rodea.

Hay padres que se dan cuenta de los beneficios del juego pero no ven la necesidad de involucrarse personalmente en él.  Creen de manera equivocada que el juego es instintivo y que los niños lo pueden hacer sin necesidad de ayuda.  Es muy cierto que los niños pequeños juegan espontáneamente, pero también es cierto que el instinto hacia el juego creativo va desapareciendo gradualmente si no existe una intervención adulta que estimule su desarrollo.

Cuando usted juega con sus hijos está ayudando a:

  • Establecer relaciones cariñosas y fuertes lazos entre los miembros de una familia.
  • Crear un depósito de sentimientos y experiencias positivos que pueden ser usados en tiempos de conflicto.
  • Resolver problemas, experimentar nuevas ideas y explorar su imaginación.
  • Desarrollar su vocabulario, a comunicar pensamientos, sentimientos y necesidades.
  • Interactuar socialmente. Los niños aprenden a tomar turnos, a compartir y a ser sensibles a los sentimientos de los demás.
  • Desarrollar su autoestima, competencia y creatividad.
  • Tener menos problemas de conducta.

La razón de que gran parte de los padres no jueguen con sus niños es porque no saben cómo hacerlo, aquí te damos algunas pautas:

  • Siga el liderazgo de su niño.  Hay padres que tratan de estructurar el juego de sus niños dándoles instrucciones de cómo hacer algo.  La recomendación es que siga el liderazgo, las ideas y la imaginación de sus niños en lugar de imponerles las suyas.  Imite sus acciones y haga lo que le pidan.  Esta conducta puede promover el desarrollo de la habilidad de sus niños para pensar de forma independiente.
  • Regule el juego según la etapa del desarrollo del niño.  El juego repetitivo del niño pronto aburre a la mayoría de los padres y existe la tentación de acelerar el ritmo introduciendo una nueva idea.  La recomendación es que siga el ritmo del niño, dele suficiente tiempo para que use su imaginación.  No lo presione a cambiar de actividad. Siguiendo un paso más lento ayuda a aumentar el rango de atención del niño y lo alienta a concentrarse en una sola actividad por un periodo de tiempo mayor.
  • Esté atento a las señales del niño.  Ponga atención a las señales que sus niños les da.  Si no está interesada en jugar con un rompecabezas haga alguna otra cosa que ella quiera hacer.  No se preocupe si las cartas son transformadas en algo totalmente diferente para lo que fueron hechas.
  • Evite conflictos de poder.  Muchos padres sin darse cuenta empiezan una relación competitiva con sus hijos, como por ejemplo cuando están jugando un juego de mesa con un niño de 5 años  y quieren enseñar a sus hijos a jugar con las reglas debidas sin fijarse en la etapa de desarrollo que están sus niños, no es hasta los 8 o 9 años en que los niños comprenden las reglas y pueden tolerar la frustración de perder.  Lo más importante de jugar con los niños es fomentar los sentimientos de logro y de independencia y proveerles con oportunidades de control y de poder.
  • Elogie y aliente las ideas y creatividad de su niño.
  • Aliente la fantasía y el juego imaginario.  Involúcrese en juegos imaginarios, a gatear en el piso, hacer ruidos de tren o representar un cuento de hadas.  Permita que las cajas y sillas se vuelvan palacios, casas.  La fantasía ayuda a los niños a pensar simbólicamente y les da una mejor idea de lo que es real y de los sentimientos.
  • Sea un público que aprecia al niño.  Cuando juegue con su niño trate de enfocarse en lo que hacen ellos y no en lo que usted está haciendo.
  • Use comentarios descriptivos.  Los padres tienen la costumbre de hacer muchas preguntas a los niños durante el juego: ¿Qué animal es este?, ¿De qué color es? ¿En dónde va esto? con la finalidad de que el niño aprenda.  El hacer tantas preguntas tiene el efecto contrario, causando que ellos se pongan a la defensiva, guarden silencio y muestre interés en el juego de sus niños simplemente describiendo y dando comentarios apoyando lo que están haciendo: “Esa torre tiene muchos colores” “Has construido una torre grande, te felicito”.
  • Juegue tomando diferentes roles y fingiendo ser otra persona con su niño, puede usar títeres.
  • Entrene emocionalmente y déle ayuda positiva para regular sus emociones.  Manténgase calmado, promueva a que su hijo resuelva sus propios problemas con actitud positiva.
  • Finalmente ríase, diviértase y comparta sentimientos de gozo.

El juego reduce la presión en su interacción con los niños y promueve el desarrollo de cada niño como un individuo único, creativo y pleno de auto confianza.

_______________________

Referencia Bibliográfica: Webster-Stratton, C. (2009). Los años Increíbles. USA.